jueves, 9 de octubre de 2008

Dia 15-16 Venecia

Dia 15 Venecia

El B&B donde nos hospedamos es superbarato, pero tiene un inconveniente está a más de 10 km de distancia de Venecia, así que cada día tenemos que ir a una parada de guagua con un parking gratuito cercano, para trasladarnos, eso sí, pasan con cierta frecuencia y para volver son puntuales como un reloj.

Como casi siempre el primer día intentamos ir a los sitios más emblemáticos, lo primero La Basílica de Santa María dei Frari, a la que llegamos sin demasiado problema, siguiente parada la Plaza de San Marcos, y aquí es donde la cagamos, me guío por el mapa, pero entre que hay calles que no salen, unas que se fusionan a medio camino con otras y demás nos perdemos, tras un buen rato dando vueltas sin tino, cuando ya había empezado a seguir a los turistas, preguntar a varias personas donde estábamos, por fin alguien me dijo exactamente el lugar, primera y última vez que nos perdemos en Venecia.


A a partir de ese momento hago algo a lo pulgarcito, empiezo a marcar en el mapa cada calle por la que pasamos, y al llegar a cualquier desviación me fijo bien cual es la salida correcta, mano de santo, en todo el día sólo nos desorientamos en una ocasión, y durante menos de 5 minutos.

Vamos a San Marcos, visitamos la catedral, la torre, por el camino creo que hemos visitado más iglesias que en toda mi vida junta, y mira que en este viaje hemos entrado en un buen montón de ellas, ya luego destrozados nos damos un minipaseo en Góndola para cruzar el canal grande, para terminar en el Guggenheim, que desafortunadamente cierra en una hora, a las 18:00 por lo que pasamos de entrar, aunque le hago una visita a la tienda de regalos, que decepciona bastante, sobretodo en comparación con la de Bilbao, pero encuentro algo superchulo para mi colección de souvenirs.

El resto de la tarde la pasamos dando paseos intentando cubrir la mayor parte del mapa posible, y nos volvemos al hotel a descansar.

Dia 16 Venecia

Poco nos queda por ver, así que tras hablar con la casera, nos decidimos a ir al barrio judío, donde ya estuvimos el primer día sin saberlo, pero de día es otra cosa, aquí las casas son mucho más altas, y no es de extrañar encontrarse a señores de largas barbas, hablando en corros, y como tenemos tiempo de sobra, nos decidimos a ir a Burano que realmente marca la diferencia, con sus casas de colores junto a un ambiente realmente tranquilo. Incluso aprovechamos para almorzar un risoto que ya lo echábamos de menos.


Luego vamos a Murano, donde nos quedamos alucinando con las tiendas de cristalería, que pasada la de cosas que llegan a hacer, y nos será porque no hemos entrado en Venecia en tiendas ni nada, pero aquí tienen cosas totalmente distintas que te dejan continuamente con la boca abierta, menos mal que son muy frágiles y no podemos ni plantearnos llevarnos nada, porque los precios también son para dejarte clavado sin palabras.


Ya se nos ha hecho demasiado tarde, así que pasamos el resto del día recorriéndonos lo que nos queda por ver de Venecia, y volvemos al hotel con prácticamente todos los objetivos cubiertos, el Guggeheim se me ha quedado por el camino, pero cerrando tan temprano es imposible. Recogemos la maleta, vemos algo en el portátil y nos preparamos para los últimos días.Pos eso

4 comentarios:

Reena dijo...

Qué souvenir te llevaste?

Jo, mi calendario de gondoleros cachondos :( Ya casi le había hecho hueco en el corcho.

(Welcome back to GC!)

Reena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
J. dijo...

A cuánto salía la noche en B&B en octubre en Venezia Mestre?

ALG dijo...

J. el precio era de 58 euros la noche. Un verdadero chollo, eso sí está fuera de Venecia, pero vale la pena.

Reena ya le haré una entrada a las chorradas que me compré